lunes, 8 de enero de 2018

Hoy lunes... REZAMOS CON UN CUENTO

NOS PREPARAMOS:

  • Haz un momento de silencio. Siéntate cómodo y respira hondo para estar en paz por dentro. Cae en la cuenta de que Dios está contigo, escuchando lo que hoy Le quieres decir y esperando que tú también Le escuches a Él.
  • Comienza haciendo despacio la señal de la cruz: En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén. No nome do Pai, do Fillo e do Espírito Santo. Amén. In the name of the Father, and of the Son, and of the Holy Spirit. Amen. Au Nom du Père, et du Fils, et du Saint-Esprit. Amen.

ESCUCHAMOS:

FIN DE AÑO EN EL CIELO

Dicen que cuando se acerca fin de año, los ángeles curiosos se sientan al borde de las nubes a escuchar los deseos que llegan desde la tierra.
– ¿Qué hay de nuevo? -pregunta un ángel pelirrojo, recién llegado.
- Lo de siempre: amor, paz, salud, felicidad…- contesta el ángel más viejo-. Y bueno, todas esas son cosas muy importantes. Lo que pasa es que hace siglos que estoy escuchando los mismos deseos y, aunque el tiempo pasa, los hombres no parecen comprender que esas cosas nunca van a llegar desde el cielo, como un regalo.
- ¿Y qué podríamos hacer para ayudarlos? – dice el más joven y entusiasta de los ángeles.
- ¿Te animarías a bajar con un mensaje y susurrarlo al oído de los que quieran escucharlo? – pregunta el anciano.
Tras una larga conversación, se pusieron de acuerdo y el ángel pelirrojo se deslizó a la tierra convertido en susurro y trabajó duramente mañana, tarde y noche, hasta los últimos minutos del último día del año. Ya casi se escuchaban las doce campanadas y el ángel viejo esperaba ansioso la llegada de una plegaria renovada. Entonces, luminosa y clara, pudo oír la palabra de un hombre que decía: «Un nuevo año comienza. Entonces, en este mismo instante, empecemos a recrear un mundo distinto, un mundo mejor: sin violencia, sin armas, sin fronteras, con amor, con dignidad; con menos policías y más maestros, con menos cárceles y más escuelas, con menos ricos y menos pobres. Unamos nuestras manos y formemos una cadena humana de niños, jóvenes y viejos, hasta sentir que un calor va pasando de un cuerpo a otro, el calor del amor, el calor que tanta falta nos hace. Si queremos, podemos conseguirlo, y si no lo hacemos estamos perdidos, porque nadie más que nosotros podrá construir nuestra propia felicidad».
Desde el borde de una nube, allá en el cielo, dos ángeles cómplices sonreían satisfechos.

PENSAMOS:

  • ¿Cuáles han sido tus deseos para el Año Nuevo?
  • ¿Qué has pedido a los Reyes Magos?
  • ¿Te has acordado en algún momento de Jesús en estos días?
  • ¿Qué cambios en tu vida y en nuestro mundo harás posibles?

REZAMOS JUNTOS:

Señor, gracias por estar con nosotros un año más y no dejarnos nunca solos. Te pedimos que en este nuevo año nuestros ojos vean lo mejor de la gente, que nuestro corazón perdone y nuestros oídos escuchen a quien nos busque. Que no perdamos la fe en Ti y que en nuestra vida sintamos siempre tu presencia y compañía. Amén.

NOS DESPEDIMOS:

Madre Divina Pastora, ruega por nosotrosNai Divina Pastora, roga por nós. Mother Divine Shepherdess, pray for us. Mère Divine Bergère, priez pour nous.
San Faustino Míguez y Beata Victoria, rogad por nosotrosSan Faustino Míguez e Beata Victoria, rogade por nós. San Faustino Míguez and Blessed Victoria, pray for us. Saint Faustino Míguez et B. Victoria, priez pour nous.
En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén. No nome do Pai, do Fillo e do Espírito Santo. Amén. In the name of the Father, and of the Son, and of the Holy Spirit. Amen. Au Nom du Père, et du Fils, et du Saint-Esprit. Amen.

No hay comentarios: